Adolescente mató a joven de un tiro

Javier Alejandro Agustini, de 20 años de edad, es el tercer integrante de esa familia que es víctima de la violencia. Fue ultimado de un tiro el domingo a las 2:00 am cuando estaba sentado en una moto a las puertas de una casa donde se realizaba una fiesta en Mamera I, refirió su tía, Jackeline Colmenares.

Había ido a la reunión con una hermana y un primo. Al sitio llegó un adolescente, de 16 años de edad, quien disparó varias veces. Además de ocasionar la muerte de Agustini, hirió a otra persona en una mano.

El joven que laboraba vendiendo verduras en una estación de servicio de Mamera y jugaba básquet fue ingresado muerto al CDI de la zona.

Después de lo ocurrido el adolescente pasó en una moto frente a la casa de la familia de la víctima diciendo que eso fue “sin culpa” al referirse a la muerte de Agustini.

Colmenares refirió que el padre de Agustini fue ultimado el 2 de septiembre de 2011 cuando a su moto le hacían servicio en un autolavado de Mamera III. Por el sitio pasó un cortejo fúnebre y desde uno de los vehículos dispararon. Un proyectil impactó al hombre.

Seis meses antes habían matado a Darwin José Rodríguez, de 29 años de edad, hijo de Jackeline Colmenares. El hecho sucedió en una fiesta en la que funcionarios de la PNB y Policaracas, que vestían de civil y eran amigos del joven, abrieron fuego en la reunión. El suceso también ocurrió en Mamera.

Colmenares pidió que se haga justicia. “Están acostumbrados a matar gente y se quedan muy tranquilos en sus casas, y nosotros con este dolor por dentro”, indicó.

Agregó que su sobrino era un muchacho sano que no se metía con nadie, que trabajaba y también practicaba deporte.