Alerta sanitaria por distribución de agua turbia en Bolivia

  • DPA

18 de noviembre de 2016 11:06 AM

EL UNIVERSAL

La Paz. – Las autoridades de salud declararon hoy alerta sanitaria por la distribución de agua turbia en 94 barrios de la ciudad de La Paz, sede del Gobierno de Bolivia.

También se ordenó la entrega de pastillas potabilizadoras a los 24 centros de salud que funcionan en los 94 barrios que sufren desde hace 11 días cortes en el suministro de agua potable, informó DPA.

“Hemos instruido que todos los médicos usen pastillas potabilizadoras y enseñen su uso a los pacientes. Ese es un primer paso para evitar males a consecuencia del consumo de agua sin hervir”, informó el jefe de la unidad de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, Daniel Cruz.

Las enfermedades gastrointestinales preocupan a las autoridades de salud. “Hubo 2.300 casos de diarreas la semana pasada y ahora bajó a 2.090 casos. Estamos dentro de los parámetros normales, pero realizando un monitoreo diario”, apuntó el director del Servicio Departamental de Salud de La Paz, Freddy Valle.

Los cortes de agua provocan airados reclamos porque establecimientos escolares y hospitales se quedaron sin agua, y los barrios en zonas altas de La Paz no recibieron ni una gota.

“Parecemos gatos. Un poco de agua en una toalla sirve para nuestro aseo personal. Casi estamos obligados a no comer para no ir al baño. Además hay largas filas para recibir agua de camiones cisternas”, relató una vecina del barrio de Villa Armonía a la televisora Unitel.

La sequía que afecta al occidente boliviano causó la evaporación de al menos el 90 % del caudal que tenía la represa Hampaturi, desde donde se distribuye agua a barrios de la ladera este y sur de La Paz, ciudad que tiene unos 800.000 habitantes. 

El presidente boliviano, Evo Morales, logró hoy un acuerdo con los pobladores de la comunidad Hampaturi para que permitan el desvío de las aguas de un río para que aumente el caudal de la represa que dota del líquido al sector este y sur de La Paz.

No hay fecha para que se normalice la distribución de agua, aspecto que provocó enojo de la ciudadanía de La Paz, que optó por protestas callejeras en los barrios afectados.

La Paz y El Alto tienen tres represas que están diseñadas para recibir agua del deshielo de los nevados que rodean a las dos ciudades andinas. Sin embargo, con la aguda sequía, se requiere con urgencia que llueva para que aumente el caudal en Hampaturi, Tuni Condoriri y Pampahasi.