Asesinados dos sargentos de la GNB tras asistir a una fiesta en una cancha

By SANDRA GUERRERO | SGUERRERO@EL-NACIONAL.COM
Los sargentos II de la GNB Randy Oriel Rivero Sarmiento y Gerardo Guerra, ambos de 21 años de edad, fueron ultimados a tiros ayer entre las 3:30 y las 4:00 am en el sector La Cuesta, kilómetro 11 de la carretera vieja Petare- Guarenas. Tenían 4 meses y 14 días de haber culminado el curso de sargento II, en la última promoción.

Estaban adscritos al Destacamento Sur de La Dolorita, Petare. El doble asesinato sube a 120 el número de funcionarios muertos este año en la Gran Caracas. Los guardias nacionales recibieron a las 3:00 am una llamada de vecinos de la zona, que pedían que pusieran fin a una fiesta que había en una cancha. Era la primera que se realizaba allí.
En el comando designaron a ocho funcionarios para trasladarse al lugar. Al llegar subieron por la pasarela hasta la cancha, por donde pasa un río que baja desde la montaña. Una vez en el sitio fueron recibidos a tiros.
Cuando comenzaron los disparos se produjo la estampida de los asistentes a la fiesta. Uno de ellos resultó herido y trasladado a una clínica.
La GNB incautó 15 motos. En el sitio quedaron zapatos, sandalias, zarcillos y pulseras, así como partes de motos que se rompieron cuando sus dueños huían. Algunos se fueron por el río, otros a la montaña. En la tierra quedaron billetes de 5 y 10 bolívares, botellas de licor llenas y vacías. Entre el monte había 10 cajas de cerveza.
Además de la Guardia Nacional, acudieron agentes de Polisucre y el Cicpc. Los cuerpos policiales revisaron en los hospitales del área metropolitana para informarse si habían sido ingresados heridos procedentes de esa zona, pero no encontraron ninguno.
La fiesta comenzó a las 9:00 pm y culminó entre las 3:30 y 4:00 am, cuando comenzaron a disparar contra los guardias nacionales con armas de alto calibre, largas y cortas. En el sitio el Cicpc colectó más de 100 conchas de proyectiles que serán sometidas a experticias de comparación balística en los laboratorios de la policía científica.
De viernes a domingo a la morgue han llevado 18 cadáveres.