Caso Chapecoense: Detienen al hijo del gerente de aerolínea Lamia

Gustavo Vargas Villegas, director de Registro Aeronáutico Nacional, es investigado por”uso indebido de influencias”

La justicia boliviana detuvo el jueves al director de Registro Aeronáutico Nacional de la Bolivia, Gustavo Vargas Villegas, hijo del también procesado Gustavo Vargas Gamboa, gerente general de la aerolínea Lamia, cuya nave cayó en Colombia con la delegación del club Chapecoense a bordo.

Vargas Villegas es investigado por los delitos de uso indebido de influencias, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas e incumplimiento de deberes, dijo fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero.

Al margen de las investigaciones por el accidente, la Fiscalía también realiza pesquisas sobre las autorizaciones de funcionamiento de Lamia, dentro de las cuales el jueves fueron allanadas las oficinas de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), informó Guerrero.

Inicio del proceso 

Vargas Gamboa compareció el jueves ante un juez cautelar después de que la Fiscalía le acusara por diversos delitos, incluido el de “homicidio culposo”, por el accidente del avión de esa firma que se estrelló en Colombia la semana pasada y que dejó 71 personas fallecidas

La audiencia se lleva a cabo en la ciudad de Santa Cruz (este), donde tiene sede la aerolínea boliviana.

Vargas Gamboa estuvo hasta este miércoles en la tarde en custodia policial en un hospital cruceño, donde fue internado para una evaluación sobre su salud tras haber sido detenido el martes.

Uno de los fiscales que investiga el caso del accidente de Lamia, Iván Quintanilla, dijo a los medios que el ejecutivo de la línea aérea fue imputado por “homicidio culposo, lesiones graves y gravísimas, y desastre en vía aérea”.

También son investigados el socio de Vargas, el ex militar Marco Antonio Rocha, y la funcionaria del organismo de control de vuelos del país Celia Castedo, quien cuestionó el plan de vuelo del avión de Lamia antes del accidente en Colombia.

El avión de la aerolínea boliviana, que trasladaba al club brasileño Chapecoense a Medellín, se estrelló el pasado 28 de noviembre a pocos kilómetros de la pista del aeropuerto de esa ciudad colombiana.

El accidente provocó la muerte de 71 de sus 77 ocupantes y solo seis personas sobrevivieron a la tragedia: tres futbolistas, un periodista y dos miembros de la tripulación.

Fiscales de Bolivia, Brasil y Colombia se reunieron el miércoles en Santa Cruz para compartir información y analizar los próximos pasos en las investigaciones, así como constituir una comisión tripartita para trabajar en conjunto.