Clinton y Trump harán historia en reñidas elecciones en EEUU

  • LEDA PIÑERO

08 de noviembre de 2016 05:30 AM

EL UNIVERSAL

Se acabó la cuenta regresiva. La expectativa es inmensa. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos se realizan hoy y las encuestas no vaticinan un claro ganador. Puede ser Clinton o puede ser Trump. La elección dependerá de cómo sea el resultado en unos 10 estados claves, el voto de los indecisos y la movilización de los latinos.

La guerra de insultos que dominó la campaña cedió en los últimos días y dio paso a la moderación. La demócrata Hillary Clinton habló de “sanación y reconciliación”. El republicano Donald Trump dejó los insultos a un lado, aunque sin dejar de recordar el desliz de  su rival con los correos electrónicos. “Hillary Clinton es culpable’’, remarcó en Detroit, a pesar de que el FBI terminó absolviendo a la exsecretaria de Estado de toda culpa.

Los candidatos no pararon en todo el fin de semana. Saltaban de estado clave en estado clave en una búsqueda frenética de los ansiados votos: Florida, Carolina del Norte, Pennsylvania, Colorado, Nueva Hampshire, entre otros. La lucha por la Casa Blanca se libra estado por estado. Quien logre los 270 votos electorales será el nuevo Presidente de EEUU.

Clinton parte con la ligera ventaja que le dan las encuestas.  El promedio de la web RealClearPolitics la colocaba este lunes tres puntos por encima de Trump, 47,2 % frente a 44,2%. A pesar de que el magnate acortó distancias en la recta final, la exprimera dama seguía apareciendo con más probabilidades de ganar. La página web FiveThirtyEight, que ofrece pronósticos electorales le daba ayer 68.1 % en contra del 31.8 % de Trump. Pero son los estados “reñidos”  los que definirán el resultado.

Para Trump su camino hacia los 270 votos electorales pasa obligatoriamente por Florida. El magnate se imponía, según RealclearPolitics en Ohio, Nevada, Carolina del Norte, Iowa y Arizona, aunque por porcentajes mínimos. Sin embargo, en Florida las encuestas arrojan un empate técnico.

“Para Trump es vital ganar Florida… Para Hillary no es vital, pero es el mejor estado que puedes ganar para salir de dudas”, opina el internacionalista Iván Rojas del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (Covri).

Si bien Trump tiene altas probabilidades de ganar en más estados que Clinton, la suma de los votos electorales no le es suficiente para lograr los 270. Es por eso que necesita hacerse de Florida, con sus 29 votos, e incluso otros estados menores.

“A Trump no le alcanza con ganar Ohio y Iowa, tampoco ganando Nevada y Carolina del Norte si no gana Florida. El necesita ganar uno más: Wisconsin, Colorado o Michigan. Por eso es que él ha estado yendo a esos estados en los últimos días donde está a 3 y 4 puntos por detrás de Clinton”, apunta el experto. En tanto, Clinton lídera los sondeos en estados grandes como Pennsylvania, Virginia o Michigan. “Si Hillary mantiene los estados en los que va ganando es suficiente”, agrega.

El tramo final de la campaña estuvo marcado por la volatilidad de los sondeos. Después de los debates presidenciales, Clinton tomó una ventaja que hizo prever una victoria holgada de la demócrata. Pero el anuncio del Buró Federal de Investigación (FBI), el 28 de octubre, de que retomaría la investigación sobre los emails hizo planear de nuevo el fantasma de la desconfianza sobre ella.

Voto temprano e indecisos

En una competencia tan cerrada podrían ser los votantes indecisos los que tengan el poder de decidir el resultado. Clinton y Trump son los candidatos más impopulares de la historia política de EEUU. 60 % de los estadounidenses tienen una imagen negativa de ellos.

“El voto duro de ambos es básicamente inamovible. El voto de los independientes e indecisos es el  que puede tener un impacto”, dijo Eduardo Gamarra, profesor de la Universidad Internacional de Florida.

El otro sector demográfico que será clave en esta elección es el de los blancos con educación universitaria. Este segmento se ha identificado tradicionalmente con el Partido Republicano. Pero este año no está asegurado su voto conservador. “El voto blanco con educación universitaria ha sido el más volátil dentro de la coalición conservadora porque es ese grupo el que se ha ofendido muchísimo con el racismo de Trump. Pero también los ofende lo que se percibe como la corrupción de Hillary”, explica Gamarra.

El voto temprano también ha generado expectativas. Las encuestas sugieren que el voto de los hispanos en los estados clave como Nevada, Florida y Arizona ha registrado niveles de participación récord y que se ha decantado por Clinton en márgenes que podrían hundir a Trump, reseñaba este lunes el sitio web Politico.

Llegó el día de la verdad. Los candidatos verán el resultado de sus esfuerzos en el terreno. Clinton desplegará su poderosa maquinaria, con activistas en cada condado y urbanización. La cuesta de Trump es también empinada en este aspecto. Pero esta noche, alguno de los dos hará historia: Trump como el primer presidente en romper radicalmente los esquemas o Clinton como la primera mujer en la Presidencia de la primera potencia mundial.