Congresistas De EE.UU. Piden A Trump Sanciones A Funcionarios Del Gobierno De Maduro

Un grupo de 34 congresistas estadounidenses, de los partidos Demócrata y Republicano envió una carta al presidente Donald Trump instándole a aumentar la presión sobre el gobierno venezolano, sancionando de inmediato a los funcionarios responsables de la corrupción y abusos de los derechos humanos.

La carta fue motivada en parte por una investigación de la agencia AP, que cita, que encontró evidencias de corrupción en las importaciones de alimentos de Venezuela. También pide una investigación exhaustiva sobre el supuesto tráfico de drogas y el apoyo a los grupos terroristas de Oriente Medio por el nuevo vicepresidente del país, Tareck El Aissami.

El Aissami ha sido blanco de la aplicación de la ley de Estados Unidos desde sus días como ministro del Interior hace casi una década, y ha sido vinculado con sobornos a funcionarios relacionados con narcotráfico. Por supuesto, él se ha desentendido de cualquier acusación.

Las relaciones entre Estados Unidos y su crítico más firme en América Latina han sido tensas durante años. Ambos países no han intercambiado embajadores desde 2010. Y por la insistencia del Congreso, el presidente Barack Obama sancionó a varios funcionarios venezolanos por agredir a los opositores o ayudar a contrabandear cocaína a los Estados Unidos.

Pero Trump sólo mencionó a Venezuela brevemente durante su campaña. Mientras que los comentarios del secretario de Estado, Rex Tillerson, durante su juramentación dieron poca señal de si se apartará de la relativa moderación del gobierno de Obama y llamará al diálogo entre el presidente socialista Nicolás Maduro y sus opositores. Venezuela está atascada en un bloqueo político, incluso cuando su economía está cayendo a pedazos.

En medio de tanta incertidumbre, Maduro ha tomado una táctica más suave. Después de explotar a Trump como “bandido” y “paciente mental” durante la campaña, permaneció en silencio, incluso ante la promesa del republicano de construir un muro con México y congelar la inmigración de aliados venezolanos cercanos como Irán y Siria.

“No será peor que Obama, eso es lo único que me atrevo a decir”, dijo Maduro el mes pasado en un llamamiento a los partidarios para que dejen de juzgar al nuevo líder estadounidense.

La carta, co-escrita por la diputada Ileana Ros-Lehtinen, R-Florida, ex presidenta de la Cámara de Relaciones Exteriores, y el senador Robert Menendez, D-New Jersey, el miembro de alto rango del subcomité de relaciones exteriores que supervisa el latín América, parece destinado a forzar la mano de la administración.

“Una acción decidida y basada en principios, en respuesta a los acontecimientos que se desarrollan en Venezuela como una de las primeras acciones de política exterior de su administración, enviaría un poderoso mensaje al régimen de Maduro y al pueblo venezolano”, según la carta firmada por igual número De demócratas y republicanos.

En concreto, los legisladores piden a Trump que sancione a funcionarios responsables de beneficiarse de la grave situación humanitaria. Esto incluye a oficiales del ejército venezolano encargados de la distribución de alimentos que, según halló la AP, se lucran con el hambre.

“Una amplia investigación de The Associated Press en diciembre de 2016 expuso lo que muchos asumen como cierto, que oficiales venezolanos corruptos están beneficiándose de los problemas humanitarios en el país”, apuntó la carta.

El documento hace referencia a los hallazgos de AP, que reveló que dos generales, el ministro para la Alimentación, Rodolfo Marco Torres, y su predecesor, Carlos Osorio, están entre las autoridades militares que trafican con alimentos difíciles de encontrar para beneficio personal. Ninguno de ellos respondió a las peticiones para realizar comentarios, pero en el pasado ambos rechazaron los cargos de corrupción calificándolos de acusaciones vacías propagadas por sus rivales políticos.

Por Joshua Goodman / Agencia AP (en inglés)