Denuncian que en Colombia ya no aceptan billetes de 100 bolívares

Venezolanos que cruzaron la frontera para comprar aliementos y medicinas no pudieron pagar con el papel moneda de mayor denominación

Cientos de venezolanos que cruzaron la frontera hacia Colombia por San Antonio del Táchira, a 850 kilómetros de Caracas, no pudieron hoy hacer compras en el Norte de Santander luego de que los comerciantes colombianos decidieran no aceptar los billetes de 100 bolívares.

Los vendedores tomaron esta resolución un día después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenase recoger los billetes de 100 bolívares e indicase que estos quedarán sin valor en los próximos días para hacer frente a supuestas mafias colombianas que almacenan el papel moneda.

A los compradores, provenientes de diferentes estados de Venezuela, no les recibieron en Colombia el papel moneda de 100 bolívares al tiempo que funcionarios militares comenzaron a decomisar grandes cantidades de estos billetes a quienes encontraban sospechosos de contrabando.

Las casas de cambio de la ciudad colombiana de Cúcuta y los comercios del Norte de Santander, capital de este departamento del norte de Colombia, fueron sorprendidos el domingo con el anuncio de Maduro y decidieron no recibir los billetes en cuestión.

Hasta el puente internacional Simón Bolívar, que conecta ambos países, se trasladaron los compradores venezolanos en busca de alimentos y otros productos que escasean en el país.

Susana de Carrizales, una trabajadora del estado Carabobo (centro), dijo hoy a Efe que este domingo en la mañana “todo iba bien” en la ciudad colombiana de Cúcuta y que pudo comprar algunos alimentos mediante el canje de varios miles de bolívares por algunos pesos colombianos.

“Al mediodía cuando ya había logrado comprar alimentos llegó la noticia y corrió como pólvora que salían de circulación los billetes de 100 y de inmediato dejaron de recibirlos, el regreso fue peor, porque la Guardia Nacional (policía militarizada) nos quería quitar los billetes”, expuso.

Miguel Ángel López, un docente del estado Barinas (occidente), contó que viajó por tierra durante cinco horas hacia esta frontera para buscar medicinas de tratamiento cardiovascular y de un paciente oncológico, también escasas en Venezuela, y sus billetes no fueron aceptados por ninguna farmacia colombiana.