Drama en el Bernabéu

Lo que parecía iba a ser una fiesta para Real Madrid terminó en angustia. Los blancos no concretaron sus ocasiones y empataron 2-2 con el Borussia Dortmund, que ató el liderato del grupo F y relegó a los blancos al segundo puesto

El poderío de Pierre Emerick Aubameyang anuló la reivindicación de los señalados Karim Benzema y James Rodríguez, y guió al Borussia Dortmund a un empate (2-2) que permite a Zinedine Zidane igualar el récord de 34 partidos invicto, pero que deja a su equipo en el segundo puesto del grupo F de la Liga de Campeones de Europa.

El examen sobre Benzema planeaba en el Bernabéu. Su displicencia del Clásico le hacía estar en el punto de mira y comenzó perdonando. Cristiano asistió en velocidad y el remate del francés, centrado, lo sacó Weidenfeller. Lucas, eléctrico, y James, voluntarioso, intercambiaban bandas. El Madrid funcionaba.

Y así llegó el tanto, con un pase magistral de Carvajal que podría ponerse en las escuelas para defensas. Con todo a su favor Benzema empujaba a la red a los 36 minutos.

Por si algo faltaba en la coctelera, Keylor Navas recuperaba su cara salvadora con dos paradas en un minuto. Zidane, que en la segunda mitad mostraría su versión más enfadada en la banda, comenzaba a torcer el gesto en un contragolpe cuatro contra dos que desperdiciaba el conjunto alemán por un pase final con excesiva fuerza de Castro.

Le esperaba una buena dosis de sufrimiento en la reanudación. El Real Madrid se desplomó. Perdió el centro del campo y la solidez, a merced de un Dortmund que fue creciéndose según sintió tener más opciones.

La pegada del Madrid debía reaparecer y lo hizo aprovechando un desajuste defensivo de Bartra. Cristiano asistió a Benzema que perdonó el mano a mano.

No le dio tiempo a lamentarse cuando encontró un pase con rosca medido de James desde el costado izquierdo, que cabeceó a la red. Ganaba 2-0 el Real Madrid y Zidane se desgañitaba en banda. Veía a su equipo sin la tensión defensiva necesaria.

El castigo llegaba a la hora de partido. Un delantero que sueña con jugar en el Real Madrid se exhibió en el Santiago Bernabéu para igualar con un tanto y una asistencia dos tantos de desventaja. Aubameyang había dejado muestras de su calidad mezclando calidad y velocidad.

Ganaba la posición a los centrales y remataba a placer el centro de Schmelzer tras tirar mal el fuera de juego la zaga madridista. Buscaba recuperar el equilibrio perdido Zidane con el regreso de Kroos por un cansado Modric, pero nada hacia efecto.

Cristiano perdonó después un mano a mano que se estrelló en el poste, y a dos minutos para el final, el Madrid recibió de su propia medicina. Nadie estaba en condiciones de igualar la velocidad punta de Aubameyang y Reus, suplente por su resfriado, firmaba el empate que deja al equipo de Zidane segundo de grupo pero con el Juventus como rival más peligroso de un sorteo que será el mundo al revés.

Los otros ocho

Porto y Sevilla completaron el cartel de los octavos de final de la Liga de Campeones. Los portugueses golearon 5-0 a un Leicester que, con el liderato asegurado, presentó muchas caras nuevas. Al Copenhague de nada le valió vencer a domicilio al colista del grupo G, el Brujas, 2-0. Sevilla rubricó su pase con el empate 0-0 ante Olympique Lyon. Juventus, que ya tenía asegurado el liderato del grupo H, no perdonó al modesto Dinamo Zagreb, batiéndolo 2-0. El Legia Varsovia logró el pase a la Liga Europa al vencer 1-0 al Sporting de Lisboa. Mónaco, líder del grupo E, sufrió la primera y única derrota en Leverkusen ante el Bayer (3-0), y el Tottenham entró a la Liga Europa al vencer por 3-1 en Wembley al CSKA Moscú.