El Panda sin rencores

Cual panda gigante en un zoológico, Pablo Sandoval se convirtió en una de las atracciones más llamativas de los Medias Rojas de Boston en 2016. Lamentablemente, eso no era nada positivo. La mayoría de los fanáticos del equipo y la prensa de Nueva Inglaterra, señalaban al venezolano por su sobrepeso y el poco alcance que mostraba en la tercera base.

El cotilleo en las tribunas del Fenway Park aumentó cuando el novato Travis Shaw le quitó la titularidad de la posición, y su campaña se terminó con siete apariciones en el plato y ningún hit, pero con 17.6 millones de dólares en los bolsillos.

Sin embargo, a pesar de que los seguidores patirrojos no le tiraron flores de ninguna especie, Sandoval afirmó que no tiene ningún rencor, incluso que entiende el porqué de los señalamientos.

“Lo entiendo, entiendo toda la frustración que tomaron y no tengo ningún rencor por eso”, dijo el Panda, notoriamente más delgado que en abril, en una entrevista para ESPN Digital. “No tengo ningún sentimiento malo contra ellos (los fanáticos). Todo lo contrario, más bien fue una enseñanza. Me dio más ánimo de trabajar todos los días para poder llegar a disfrutar y ver un campeonato con los Medias Rojas”.

Desde que salió del roster activo, la agenda de Sandoval estuvo bastante ocupada. Debía ir varias veces a la clínica del reconocido cirujano ortopeda James Andrews, quien le operó el desgarro en el hombro, además someterse a un plan físico y nutricional para perder peso. Todo eso lo vio como una oportunidad para el renacer de su carrera, apagada en los últimos dos años, coincidencialmente desde que llegó a Boston.

“La decisión fue hacerme la cirugía y comenzar mi carrera de nuevo. Ver el abismo en el que estaba cayendo mi carrera. Estaba conforme con las cosas que ya había logrado”, explicó el antesalista de los Navegantes del Magallanes en Venezuela. “Trabajé duro para lograr más y seguir siendo lo que soy y lo que puedo ser”.

Dave Dombrowski, presidente de operaciones de beisbol de los Medias Rojas, ha sido cauteloso con los planes que tienen con Sandoval para 2017. “Todavía debe ganarse el puesto”, soltó en el comienzo de los Winter Meeting, esta semana, en Maryland. Sin embargo, las acciones de la directiva demuestran que el Panda será un pieza importante.

En las reuniones invernales los patirrojos canjearon a Travis Shaw y Yoan Moncada. Ellos eran las personas que podían competir con el carabobeño por la esquina caliente.

“Unas de las claves para nosotros será el Panda”, afirmó John Farrell, manager de los bostonianos. “No es que dependeremos completamente de él, pero es un bateador zurdo y un jugador con experiencia y tendrá todas las oportunidades de tener un gran impacto en nuestro equipo este año”.

LA CIFRA
17.6
Los millones de dólares que le tendrán que pagar los Medias Rojas de Boston a Pablo Sandoval el próximo año, su tercero en el contrato de 95 millones y cinco años que pactó con la gerencia de Fenway Park. Con los patirrojos su promedio es de .242, en 512 apariciones en el plato entre 2015 y este año.