Héctor Torres: Contar historias combate la historia única

EL UNIVERSAL

DIANA MONCADA

15 de diciembre de 2016 05:00 AM

Ya en las redes sociales está sonando desde hace semanas las resonancias de un nuevo proyecto que pondrá en sintonía a Venezuela con la riqueza que el género de la crónica está teniendo en Latinoamérica desde hace tiempo.

Se trata de La vida de nos, una página web, ideada por Héctor Torres y Albor Rodríguez que tiene como propósito brindar a los lectores crónicas “sabrosas”, “frescas”, que ayuden a visibilizar la pluralidad de voces que se ocultan tras la dura polarización que vive nuestro país.

Desde enero de 2017 este nuevo espacio encenderá la máquina de escritura y a propósito de ello El Universal conversó con el escritor.

– ¿Cómo nació la idea de La vida de nos?

– Albor Rodríguez me contactó aun sin conocernos para proponerme una idea: crear un sitio web de historias. La idea original era crear un espacio para darle cabida a la literatura testimonial, por ponerle un nombre, ya que nosotros veníamos escribiendo en ese género. Ella hizo un sondeo y se dio cuenta que no existía en Venezuela una página que se dedicara a la crónica. Empezamos a conversar desde las orillas de la literatura y el periodismo y a darle forma al proyecto. Pensamos que hay muchas historias que contar, sobretodo en un período de crisis intenso que se manifiesta en todas las cosas. Queremos historias que conmuevan al lector.

– ¿A qué cree que se debe esa ausencia, siendo la crónica un género que goza de muy buena salud en Latinoamérica?

– En Venezuela la emergencia permanente nos ha llevado a perder de vista lo importante. Los ataques a los medios por parte del Gobierno, la polarización y todo lo que ya sabemos, han hecho que los espacios nuevos nazcan con el objeto de llenar los vacíos informativos. La necesidad de informar lo urgente se antepone y hace que en estos instantes no estemos en sintonía con el continente, sino dedicados a resolver los temas urgentes de la coyuntura.

 En Venezuela la emergencia permanente nos ha llevado a perder de vista lo importante.