Industria de autopartes y repuestos registran menos de 20% de operatividad

By DULCE MARÍA RODRÍGUEZ | DRODRIGUEZ@EL-NACIONAL.COM
Al cierre del primer mes del año, la industria nacional de autopartes y repuestos no termina de arrancar. José Luis Hernández, presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores, aseguró que menos de 20% del sector estátrabajando porque no cuentan con materias primas para producir piezas para el mercado de reposición y tampoco tienen demanda del mercado de ensamblaje porque se encuentra casi paralizado.

Hernández dijo que mantuvieron una reunión con representantes de la Siderúrgica del Orinoco, pero aún no les han informado la fecha en la que iniciarán el suministro de acero.

El año pasado recibieron 3% del acero requerido y ya suman nueve meses sin despacho. El directivo añadió que solo les entregaron 43% del aluminio que requieren y 57% de las resinas, lo que es insuficiente.

Tampoco pudieron contar con insumos importados en 2016 porque el sector perdió el crédito con los proveedores internacionales debido al incumplimiento del pago de la deuda, que llega a 406 millones de dólares con una mora de 3 años. Coneste déficit de materias primas y la falta de divisas resulta cuesta arriba que los fabricantes de autopartes recuperen la productividad y puedan satisfacer la demanda interna de repuestos en el mercado de reposición.

Con respecto al mercado de ensamblaje, la fabricación de autopartes se redujo 97% el año pasado y 2017 lo empieza sin demanda. Hernández informó que solo Toyota está produciendo y del resto de las ensambladoras no saben si retomarán sus labores, pero en caso de hacerlo, como anunció Ford, consideranque será para el mes de abril o mayo, lo que equivale a que en el primer y segundo trimestre del año prácticamente no les llegará pedidos.

Impulso a lo nacional. Los fabricantes de productos automotores indicaron que 80% de la mano de obra del sector “está en su casa” porque las fábricas están paradas y, además, llevan tres años con flujo de caja negativo. Por eso, le recomendaron al Ejecutivo la derogación de la dispensa de la licencia de importación de vehículos, establecida en una resolución publicada en octubre 2014, o su corrección, para poder rescatar la productividad de la industria nacional.

El gremio solicitó que la licencia se modifique para que en lugar de comprar vehículos en el extranjero las devisas se empleen en la adquisición de piezas para el ensamblaje  a través de las industrias instaladas en el país, las cuales generan fuentes de empleo a los venezolanos y bienestar a la población.

Los directivos de Favenpa también le piden al gobierno que mantenga la tarifa arancelaria de 40% para la importación de carroscomo estímulo al ensamblaje nacional y al impulso del sector.

Otra de las propuestas del gremio es establecer el impuesto al lujo por el ingreso de todos los vehículos que se importen y que se exija la incorporación de autopartes nacionales para todos los automóviles ensamblados en el país por empresas privadas o mixtas.

También sugieren ejecutar la segunda fase de los recursos aprobados del Fondo Chino para la importación de materias primas para la fabricación de los siete repuestos nacionales de mayor rotación en las unidades de la Misión Transporte. Señalan queigualmente les deben asegurar el nivel de energía eléctrica requerida para la operatividad.

Le recomiendan al Ejecutivo implementar medidas para viabilizar las exportaciones, como la eliminación del permiso de exportación RL-4, reintegro inmediato del impuesto al valor agregado y que les faciliten acceso al crédito en dólares para importar materiales a través del Banco de Comercio Exterior y el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, a tasas internacionales.


86,5% menos divisas

El gobierno decidió afrontar la contracción de los ingresos fiscales reduciendo la liquidación de divisas al sector privado, que pasó de un promedio de 126,8 millones dólares en 2014 a 18,4 millones de dólares en 2016, lo que representa  una contracción de 86,5%, indica Ecoanalítica en su informe semanal número 48.

Entre los meses de febrero y abril las liquidaciones cayeron a los niveles mínimos, por debajo de 10 millones de dólares diarios, que coincide con los meses más álgidos en términos de escasez  para luego subir lentamente hasta alcanzar un pico de 35,3 millones diarios, promedio, en septiembre y descender en los meses de octubre y noviembre, agrega la firma.

El informe señala que las caídas de las liquidaciones al sector privado concuerdan con los pagos fuertes de deuda externa y con la escalada, desde octubre, de la cotización del tipo de cambio paralelo.