La Fiscalía presentará a dos implicados en quíntuple homicidio

El Ministerio Público imputará a Darwin José Rodríguez Mesías, de 26 años de edad, y a Elki Álvarez Medina, de 56 años de edad, por su presunta vinculación con el suceso en el cual murieron cinco personas, tres de ellas familiares del comisario jubilado del Cicpc, Heberto Alfonzo Olano.

Cuando Rodríguez Mesías fue detenido tenía en su poder cargadores y prendas de las víctimas. A Álvarez Medina lo apresaron porque les hizo la carrera a los participantes en el quíntuple homicidio.

También se informó sobre la detención de unas mujeres que tenían en su poder objetos robados en la casa del ex funcionario policial.

Los cuerpos policiales continúan detrás de la pista de Markinson Aladejo Pérez, alias Papo, y de Luis Armando Rodríguez Rivero, apodado Luisito, como presuntos autores de la muerte de Yojana Chiquinquirá Quintana Díaz, de 44 años de edad; Yamileth Barrios, de 44 años de edad, y Xiomara Margarita Alfonzo Olano, de 45 años de edad, cuñada, esposa y hermana, respectivamente, de Heberto Alfonzo Olano.

En el suceso también murieron Liliana Characo Monroy, de 36 años de edad, empleada doméstica de la familia, y su hijo Josué Characo Monroy, de 15 años de edad.

El herido, que tiene un disparo en la cabeza, es un hombre de nombre Pedro, de nacionalidad colombiana, que laboraba en la residencia como jardinero.

El quíntuple homicidio ocurrió el martes a la 1:00 pm en la quinta 260, calle 1 de la urbanización Villa Heroica, en Guatire, municipio Zamora, en el estado Miranda.

Una fuente informó que desde que el comisario Alfonzo Olano fue jubilado dirige una flota de transporte público que cubre la ruta Guatire-Caracas y en casa se llevan las cuentas de ese trabajo. El martes al mediodía la esposa, la hermana y la cuñada del ex funcionario del Cicpc estaban contando el dinero en la casa, correspondiente a lo recabado por esa labor.

Al parecer al hijo de la doméstica le llamó la atención el monto de dinero que manejaban y decidió llamar a dos amigos para que llegaran a la casa a cometer el robo. Vigilantes de la urbanización manifestaron que sus compañeros dejaron pasar el taxi porque allí iba el hijo de la doméstica a quien conocían. Quien abrió la puerta de la casa fue el jardinero.

Al entrar sometieron a las tres mujeres a quienes maniataron para apoderarse del dinero. Cuando la empleada doméstica salió los delincuentes se percataron de que ella los había reconocido y decidieron ultimarla, así como a su hijo y al resto de los presentes.

También se pudo conocer que los hombres intentaron llevarse como rehén a una hija del comisario, de 5 años de edad, y surgió una discusión entre los ladrones y la madre de la niña.

Luego de perpetrar el quíntuple homicidio los malhechores huyeron con 2.300.000 bolívares, 4 escopetas, 2 fusiles AR15 y una pistola calibre 9 milímetros, además de prendas de las víctimas.

Allegados a la familia del comisario indicaron que en la casa residen cuatro hijos del ex jefe policial, así como su madre que sufre de hipertensión.

La hermana de Alfonzo Olano vivía en la urbanización Las Rosas, en Guatire, y estaba de visita en la residencia de su hermano. Ese día la cuñada había llegado de Maracaibo, también de visita. En la casa igualmente estaba una sobrina del comisario y había 3 niños: 2 hijas de Alfonzo Olano y el sobrino de 12 años de edad, que fueron encerrados en una habitación con la abuela, quien suplicó que no los mataran. Yojana Quintana Díaz será sepultada en Zulia; la esposa y la hermana de Alfonzo Olano serán enterradas en el Cementerio del Este, en Caracas.