Los Crema Paraíso regresaron al país

By HUMBERTO SÁNCHEZ AMAYA | HSANCHEZ@EL-NACIONAL.COM | @HUMBERTOSANCHEZ
Los Crema Paraíso estrenarán mañana las cuatro canciones de su próxima producción, Los Caracas, como también se llama la famosa playa de Vargas y el otrora complejo turístico que sirvió de recreación a varias generaciones.

Las nuevas piezas contienen innovaciones: los músicos son quienes cantan. ¿La razón? Pura logística. En el pasado trabajaron con colaboraciones, pero se cansaron de depender de la disponibilidad de los otros para los conciertos. Por esa razón, en el show que ofrecerán mañana a las 6:00 pm, en el Centro Cultural Chacao, no habrá invitados.

En la música de la agrupación hay una sincronía con su puesta en escena y la Venezuela que muchos consideran próspera. Por eso, cuando el guitarrista José Luis “Cheo” Pardo, el baterista Neil Ochoa y el bajista Bambam Rodríguez tocan, la onda nueva se entremezcla con el funk, que a su vez encuentra acomodo en el joropo, el vals y el bossa nova como síntoma de un sincretismo cultural que se apoya en imágenes referenciales de los años setenta y ochenta, cuando estos tres músicos eran niños o adolescentes. Sin embargo, en estos nuevos cuatros temas, del que ya se puede escuchar el primer sencillo “Los Caracas”, hay una preponderancia del funk.

“Vinimos en 2016. Estamos tratando de regresar por lo menos una vez al año. Nos hemos dado cuenta de que el lugar donde más van a entender lo que hacemos es Venezuela. Queremos abarcar cada vez más, tocar en otras ciudades”, asegura Pardo, quien también compone canciones para su proyecto Orquesta Discotheque.

Hay nostalgia en la puesta en escena, aunque el guitarrista asegura que el único objetivo es que la gente se ría, por ejemplo, con las escenas de comedias venezolanas de hace más de 25 años, una de las más emblemáticas para ellos es Los tracaleros de Alfredo Lugo.

Ochoa considera que también en el exterior hay una lectura muy básica de la música hecha en Venezuela, que se limita a figuras como Simón Díaz o Chino y Nacho. “No quiero decir que no reflejan una forma de crear, pero hay mucho más que hurgar. Entonces nosotros abrimos la gaveta de abajo para mostrar otras canciones increíbles”, dice en referencia a influencias como Aldemaro Romero o Fredy Reyna.

Pardo piensa que ahora casi no hay cabida a la nostalgia porque cada vez es más inmediato el acceso a lo que una vez hubo. “Cualquier comiquita de los setenta la podemos ver. Radio Rochela, por ejemplo. Hace rato veíamos el sketch de “Los Waperó”. Ahora sacas el teléfono, buscas el video y lo ves. Ese sentimiento de recordar cómo alucinamos por una película está casi extinto porque la puedes volver a ver inmediatamente y te puedes dar cuenta de que lo que te enamoraba era el sentimiento experimentado”.

A diferencia de El debut (2010) y De película (2015), que son larga duración, Los Caracas será un EP por razones de contexto. “He tenido la oportunidad de trabajar con músicos de generaciones distintas a la mía, como Rawayana o Simón Grossmann –de los que ha sido productor–, y he empezado a entender cómo ha cambiado el negocio de la música. El disco ya no existe y la concepción del EP es mucho más fácil. Trabajas seis meses y lo sacas para luego pasar a otra cosa. Creo que ahora para un artista es más viable evolucionar con pasos más pequeños. Además, las diversas plataformas digitales te lo permiten, el consumo es hasta más relajado”.

En el primer disco demostraron que pueden tocar joropo. En el segundo experimentaron con la música tradicional venezolana al darle una perspectiva más anglosajona y electrónica. “Ahora nos volvemos más autosuficientes al decidir cantar y depender menos de las computadoras. En el segundo, el mercado estadounidense y los medios destacaron los temas más psicodélicos, más ambientales. Entonces, quisimos probar ese camino. Al final, cualquier banda de joropo trancado que toque en carreteras lo hace mejor que nosotros”, cuenta Pardo sobre Los Caracas.

Ochoa define el trabajo como más cercano al pop, aunque el término que ha calzado en medios es joropo psicodélico por aquello de insistir en asociar a un artista con un género.

Pardo, como DJ Afro, mezclará hoy en La Quinta Bar.