Luisa muestra infortunios en tiempos de guerra

Hoy se estrena Luisa, la película de Juan Carlos Wessolossky inspirada en la vida de Luisa Cáceres de Arismendi, la esposa del general Juan Bautista Arismendi, cuya prisión es una de las historias de la época de la Independencia más conocidas en el país.

La protagonista es Eliana López, quien da vida al personaje que a los 15 años se casó con el prócer que le llevaba más de 20 años. En el largometraje se pasa de los momentos de tranquilidad y jolgorio en una ciudad de Caracas en poder de los patriotas al infortunio por el avance de las tropas de Boves. Comienza entonces la tragedia de la adolescente, cuando los leales a la causa de Simón Bolívar emprenden la llamada Emigración a Oriente en busca de resguardo ante la pérdida de la capital.

En el trayecto, en el filme muestran cómo mueren algunos familiares de la protagonista. La idea es llegar a la isla de Margarita, bajo control de Arismendi (Carlos Mata), quien les ofrece protección. Pero el sosiego no perdurará. Quince buques españoles llegarán a la isla y los realistas retomarán el control. El coronel pasa a la clandestinidad con sus hombres y Luisa –embarazada– es apresada y encerrada en el castillo Santa Rosa, donde es maltratada para que diga dónde se esconde su esposo.

La cinta redunda en su argumentación, impregnada del lenguaje de las telenovelas que reiteran en acción y palabras su trama. Al mismo tiempo, tampoco profundiza en acciones en las que hace falta una mayor explicación de su existencia. El guion también estuvo a cargo de Wessolossky, quien en su experiencia tiene el cargo de director en Venevisión.

Es uno de los pocos largometrajes nacionales que se propone destacar a una heroína de la Independencia, pues siempre ha prevalecido la figura masculina en este tipo de producciones.

Manuela Sáenz, La Libertadora del Libertador (2000) de Diego Rísquez ha sido en los últimos 20 años la más importante. Exaltó la figura de una mujer solapada por los prejuicios de quienes la consideran simplemente la amante de Simón Bolívar. El cineasta presentó un vuelco temático al darle preponderancia a la figura femenina en una película histórica, en las que la falocracia en pantalón y caballo solía imponerse.

Son comunes las versiones sobre la vida de Bolívar, Francisco de Miranda, José Tomás Boves, Ezequiel Zamora o aquellas en las que el protagonismo recae en personajes no necesariamente conocidos, pero que representan a muchos que aportaron a la causa de la Independencia. De resto, no ha habido mucha presencia de la mujer en el género.

En televisión, TVES transmitió Guerreras y centauros y el Ministerio de la Cultura finiquita una serie llamada La precursora, que prevé estrenar en 2017. Es protagonizada por Yelena Maciel, quien interpreta a una mujer que contribuyó con la causa independentista en el siglo XIX.

Mujeres, ficción y civiles 

Si bien no hay mucho que indagar en el cine venezolano con respecto a figuras femeninas durante la Independencia, hay directores que se han encargado de darle un papel protagónico a mujeres que buscan librarse de algún yugo en sus vidas.
Luis Alberto Lamata tuvo ese objetivo con Azú (2013), una producción sobre un grupo de esclavos que ven en una joven de su grupo a un personaje místico y predestinado que los guiará a la libertad.
Rosa Raydán destaca en su libro La mirada femenina en el cine venezolano cintas como 1, 2 y 3 mujeresPostales de Leningrado y Día naranja. Asegura que no solo coinciden en su resistencia a “la matriz dominante patriarcal”, sino también por presentar “propuestas iconoclastas” en su lenguaje.

Luisa
Cinex y Cines Unidos
Estreno: hoy

EL DATO
El rodaje comenzó en 2010, pero hasta ahora es que llega a las carteleras. En principio la protagonista sería Bárbara Mori, pero según el director no pudo concretarse su participación.