Mataron a un administrador en su apartamento

By NATALIA MATAMOROS / NMATAMOROS@EL-NACIONAL.COM
Un administrador fue asesinado en su apartamento, en el edificio San Pedro de la avenida Universitaria, en Los Chaguaramos. La víctima fue identificada como Aquiles Curvelo García, de 28 años de edad, quien tenía previsto irse del país la semana próxima en búsqueda de nuevas oportunidades.

El relato de uno de sus allegados indica que el viernes a las 2:00 pm dos hombres que se hicieron pasar por técnicos de la Cantv tocaron el intercomunicador del apartamento 3B, donde vivía el joven que en ese momento estaba solo. Los hombres dijeron que debían verificar si la avería de la línea telefónica se había corregido. Curvelo bajó a abrirles la puerta del edificio y cuando subieron al inmueble le dispararon y se llevaron objetos de valor.

Los vecinos no escucharon los disparos. Horas más tarde, su padre entró y lo encontró malherido. Lo trasladó a un centro asistencial, donde murió. Su madre había salido a retirar unos documentos que su hijo había apostillado para mudarse la próxima semana a Miami. Uno de los motivos que había impulsado la decisión de marcharse del país era la inseguridad.

Un pariente señaló que hace unos meses Curvelo fue víctima de un secuestro y presumen que sus plagiarios lo mataron en venganza, luego de que uno de los miembros de la banda a la cual pertenecen fue ultimado por el Cicpc durante el pago controlado.

“Los delincuentes decían que lo iban a matar, y dos días antes de su muerte habían llamado al apartamento para cuadrar la cita y verificar la supuesta reparación de la línea telefónica. Se supone que sabotearon la línea del edificio porque varios apartamentos habían reportado la falla”, contó.

La víctima egresó de la Universidad Católica Andrés Bello y tenía una hermana morocha.

Asaltos a granel. La dueña de una lavandería, situada a pocos metros del edificio donde se registró el homicidio, dijo que a las 3:30 pm escuchó un escándalo. Varios vecinos se habían congregado en la entrada de la torre para comentar lo ocurrido. Se acercó y escuchó que los delincuentes que portaban uniformes de la Cantv habían huido en un vehículo.

“Esta zona es solitaria y a pesar de que a 50 metros hay un puesto de la Guardia Nacional, instalado para custodiar a unos familiares del presidente de Nicolás Maduro que viven allí, grupos de motorizados roban celulares a los que bajan a comprar en el kiosco y a quienes llegan a las paradas”, afirmó la mujer.

Ella no se ha salvado del hampa que impera en el área, pues en dos oportunidades grupos delictivos han ingresado a su local. La última vez fue hace tres meses cuando dos pistoleros entraron y se llevaron el dinero de la caja, así como pertenencias de los clientes. “Vivimos indefensos ante la arremetida de estos delincuentes. Pocos son los que capturan. Solo una vez fui testigo cuando a una mujer que estaba parada en la puerta de mi local le robaron el teléfono, la señora enseguida le gritó a un policía para que lo capturara y logró detenerlo antes de que se montara en una moto para escapar”, refirió la comerciante.