Murió De Difteria Otra Niña De Pariaguán

La difteria, esa enfermedad que había desaparecido de Venezuela hace 24 años y que reapareció en el estado Bolívar en 2016, tiene otra víctima: Desireé Machuca, reseña Correo del Caroní.

La niña, de 10 años, era de Pariaguán, estado Anzoátegui. La internaron el sábado en el hospital Doctor Raúl Leoni, de Guaiparo, San Félix. El diagnóstico fue inmediato, igual que el tratamiento. Sin embargo, nada se pudo hacer y murió en la madrugada del domingo.

Con ella, se repite una historia de enero: la de Eliannys Medina Vivas, de nueve años, también oriunda de Pariaguán, también enferma de difteria, también hospitalizada en Guaiparo, y también fallecida allí.

Con ella, son 25 las muertes conocidas por difteria en el estado Bolívar en menos de un año.

Conocido y ocultado

La reaparición de la difteria no fue asunto extraño y desconocido para el Gobierno. Al contrario, el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) sabía sobre los nuevos casos.

En septiembre, autoridades del MPPS visitaron el estado Bolívar para reunirse con los médicos públicos. En ella, confirmaron que, para entonces, 17 niños habían muerto en Bolívar por la enfermedad. La orden: prohibido hablar al respecto.

Pero los médicos lo advirtieron. Las muertes continuaron. El Gobierno, entonces, tuvo que desplegar un plan de vacunación.

En octubre, las colas en el estado Bolívar ya no eran solo por comida: cientos y cientos de niños y de adultos se congregaron en los centros de salud regionales para vacunarse.

El mal persiste

Las muertes continuaron en octubre. En total, durante 2016 hubo en Bolívar 23 muertes por difteria, especialmente en los municipios Caroní y Sifontes, sin contar un par de casos en Heres, del hospital universitario Ruiz y Páez.

A finales de año, la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología alertaron sobre más de 200 casos en Bolívar, Monagas, Sucre, Miranda y Anzoátegui.

Las alertas no fueron, según lo que ahora ocurre, tomadas muy en cuenta. Las dos muertes de este año por la enfermedad en Bolívar provienen de ese último estado y de la misma población: Pariaguán. Primero fue Eliannys Medina Vivas, de nueve años, quien murió el 18 de enero. Ahora es Desireé Machuca, el nombre que vino a recordar que la difteria sigue matando niños.