Padrino López: Usan el derecho al voto para desprestigiar al gobierno

By HERNÁN LUGO-GALICIA HLUGO@EL-NACIONAL.COM
Al despedir 2016, el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, dejó claro cuáles son las directrices sobre el estamento militar para 2017: que la Fuerza ArmadaNacional sería declarada “Zamorista, Anti-Oligárquica y Propulsora de la Igualdad Social y la Unión Cívico-Militar” (como pasó en el desfile del 1-F en honor al bicentenario del natalicio de Ezequiel Zamora); la aplicación del código disciplinario a quienes cuestionen la nueva doctrina militar chavista; el exhorto a mantenerse “unida, fuerte, sólida, monolítica para garantizar la paz”; y la ejecución de un plan que evite las bajas.

Lo que más despertó la suspicacia en las filas castrenses, en particular entre los oficiales que fueron convocados a Fuerte Tiuna, en Caracas a principio de enero, fue su rechazo a la petición de la oposición de que en Venezuela se convoque a elecciones como una forma de salir de la crisis pues Padrino López entiende que forma parte de un plan para “desprestigiar algobierno”.

“La constante presión geopolítica, ejercida por países imperialistas para garantizar el control de nuestra patria por cualquier medio, usando como pretexto la restauración de los derechos humanos, la democracia, las libertades públicas, la liberación de presos políticos, el derecho al voto, entre otras, buscan desprestigiar al gobierno bolivariano del presidente Nicolás Maduro Moros y dar un viraje al proceso revolucionario. Todas constituyen acciones y medidas injerencistas que desconocen el derecho a la autodeterminación de los pueblos”, afirmó Padrino López ante miembros del alto mando militar y comandantes de guarniciones, reunidos en el auditorio de Fuerte Tiuna.

Estado cuartel

El Ministerio de la Defensa distribuyó, posteriormente, vía escrita, el documento titulado “Guía de Planeamiento del Ministro de la Defensa, Comandante Estratégico Operacional de la FANB” 2017, de 17 páginas, cuyo contenido no solocuestiona a los adversarios del gobierno y los acusa de recibir financiamiento de gobiernos extranjeros, sino que califica el llamado a sufragio y los exhortos de la Asamblea Nacional como un acto desestabilizador.

“La intención de los sectores políticos, actuando a la sombra de las instituciones del Estado, es generar un clima de desestabilización, desconociendo las autoridades legítimas del Poder Ejecutivo, Poder Judicial, intención que se evidencia por los recientes acontecimientos políticos en enero del año en curso”, indicó el titular de Defensa al referirse a la decisión del Parlamento de declarar abandono del cargo del presidente y, por ende, emplazar a un pronunciamiento militar sobre el tema.

La Asamblea Nacional Constituyente, debatió en 1999 el derecho a la participación política y creó el Poder Electoral, con rango de Estado, como una muestra del valor del voto. A partir de 2015, el gobierno cambió la doctrina constitucional y descartó la vía electoral. El CNE suspendió los comicios regionales pautados en 2016; desconoció el referéndum revocatorio presidencial, y aún no ha establecido el cronograma comicial 2017.

Maduro copió la idea de Fidel Castro en 1959, “Primero, la revolución, luego elecciones”,cuando dijo en 2016: “La prioridad no es hacer elecciones; es recuperar la economía, atender al pueblo, seguir desarrollando la educación y la vivienda ¿Cuál es la prioridad para el país: cumplir el capricho de la oligarquía o recuperar la economía?”.

Luis Alberto Buttó, profesor de la USB, atribuye la posición de la FANB a la existencia del “Estado cuartel” en Venezuela y que, cada día, se instaura un régimen autoritario. “En ese Estado, la Fuerza Armada es un actor político, con capacidad decisiva e identificada con el proyecto político, en este caso ‘la revolución chavista’; se convierte en el arbitro supremo nacional; y adquiere un poder económico e industrial; es decir, es un poder dentro del Estado que pasa a ejercer su autoridad y dominio sobre los demás actores”.

De allí, que dude que el Alto Mando Militar cambie de posición en 2017. “Los cuadros altos mantendrán la misma actitud de los últimos 18 años: un compromiso irrestricto con el proyecto revolucionario. Solo cambiarán si hay un nuevo liderazgo político en el gobierno e instituciones”.

No obstante, objeta pedirles a los militares que defiendan los derechos humanos. “Es insano pedirle a la Fuerza Armada que defienda el derecho al voto cuando es rol es responsabilidad de los ciudadanos. Si es así, el país tendría un destino sombrío; quedaría en evidencia la orfandad ciudadana y la inmadurez política. Es la ciudadanía la que debe hacer respetar todos los derechos. La oposición tiene derecho a denunciar la violación de derechos humanos, entre ellos el del voto, y para ello debe organizar y movilizar a los ciudadanos para que la democracia sea respetada”. Cita, como ejemplo las elecciones de 2015, cuando la oposición se alzó con la mayoría en el Parlamento.

Carlos Guyón, constituyente 1999 y ex senador del MVR, lamenta que la FANB defienda al PSUV, a “la nueva oligarquía, integrada por ex compañeros de armas y guerrilleros de los 60 y70” y callen ante la violación de la Constitución. “El alto mando militar está al servicio del régimen cubano, de Raúl Castro, y no del pueblo. Cuando pedimos que defiendan al ciudadano y su derecho al voto no es que den un golpe de Estado sino que, como habitantes del país, defiendan la libertad, las leyes y no sean cómplices de violaciones de derechos. En la FANB hay una reserva moral que padece la crisis social y económica que, si bien ha optado por pedir la baja, guardar silencio para no perder su trabajo, debe hacer valer su juramento de dar la vida por la república. Lo que planteamos a la FAB, al país, es ir a un encuentro nacional que propicie una salida política a corto plazo: la constitución de un gobierno de transición que ponga coto a la inseguridad jurídica, política y ciudadana y convoque a la inversión privada nacional e internacional”.