Parlamento Europeo pedirá suspender negociaciones con Turquía

  • EFE

22 de noviembre de 2016 08:30 AM

EL UNIVERSAL

Estrasburgo, Francia.- El Parlamento Europeo (PE) plantea pedir este jueves una suspensión de las negociaciones de adhesión con Turquía ante el deterioro democrático en el país aunque sin cerrar la puerta al diálogo, según coincidieron hoy los grandes grupos parlamentarios.

“La Unión Europea (UE) tiene que mandar una señal política clara, con una decisión formal de congelar las negociaciones mientras perdure esta situación en cuanto al Estado de derecho”, afirmó hoy el líder de los populares europeos, Manfred Weber, grupo mayoritario en la Eurocámara, informó Efe.

En una rueda de prensa, Weber subrayó que “hay que terminar el doble lenguaje” y que “en esta situación, no puede haber adhesión”.

Los socialistas (S&D), liberales (ALDE) y Los Verdes europeos también han secundado esta propuesta, que se someterá a la votación del pleno este jueves, tras un debate hoy con la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini.

“El diálogo de adhesión de Turquía a la UE debe congelarse de manera temporal. Por desgracia, no existen las condiciones mínimas para proceder en este momento”, afirmó el líder socialista, Gianni Pittella.

El político italiano incidió en la importancia “geoestratégica, económica y política de Ankara”, pero dijo que el país está “virando cada vez más hacia un régimen autoritario”, ante lo cual la Unión “no puede quedarse mirando”.

“Queremos que Turquía siga anclada a Europa. La puerta del diálogo seguirá siempre abierta; la de la adhesión en cambio corre el riesgo de cerrarse, a menos que respete la democracia y el Estado de derecho”.

El líder liberal, Guy Verhofstadt dijo que la situación en Turquía “implica un asunto de credibilidad para la UE, hacia los ciudadanos europeos y turcos”, por lo que su grupo apoyará la idea de suspender las negociaciones y pedir además a la Comisión Europea (CE) que trace unos “criterios” para “restablecer de nuevo esas conversaciones”.

La propuesta tiene también el apoyo de Los Verdes, que piden además “retroceder” en cuanto a los planes de liberalizar los visados para los ciudadanos turcos que viajen a países comunitarios, recogidos en el acuerdo firmado entre Turquía y la UE para la gestión de la crisis de refugiados.

El Gobierno turco ordenó hoy el despido de más de 15.000 funcionarios, así como el cierre de 550 asociaciones y nueve medios de comunicación, por supuestos vínculos con organizaciones que atentan contra la seguridad del Estado, informó la agencia semipública turca Anadolu.

La medida fue dictada mediante un decreto emitido este martes bajo el estado de emergencia introducido tras el fracasado intento de golpe militar del 15 de julio pasado y forma parte de una intensa purga que efectúa Ankara tras la fallida asonada, en sectores de la prensa, las fuerzas armadas, la judicatura y la función pública del país.

Las autoridades turcas también han barajado la reintroducción de la pena de muerte, algo que, según ya ha dicho la UE, podría cerrar a Turquía las puertas a la adhesión.

ORDEN DE DETENCIÓN CONTRA LÍDER

La fiscalía turca ha emitido una orden de detención contra Salih Muslim, el líder del partido Unión y Democracia (PYD), el más importante entre la población kurda del norte de Siria, informó la agencia semipública turca Anadolu, indicó Efe.

Muslim es una de las 48 personas, supuestamente vinculadas al proscrito Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), contra las que la Fiscalía ha emitido este martes orden de captura y arresto por supuesta implicación en un ataque con coche bomba perpetrado en Ankara en febrero 2016, que causó 28 muertos y más de 60 heridos.

El atentado fue entonces reivindicado por el grupo TAK (Halcones de la libertad del Kurdistán), formación escindida del PKK, aunque según el Gobierno turco se trata simplemente de una “marca” de la guerrilla kurda usada en atentados con víctimas civiles.

Ankara también considera al partido kurdosirio PYD una mera “rama siria” del PKK, pese a que este movimiento y sus milicias asociadas reciben apoyo de Estados Unidos en Siria para su lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).

La misma decisión de la Fiscalía ordena también la detención de la cúpula del PKK, cuyo cuartel general se halla en los montes Kandil, en el norte de Irak, entre ellos los tres máximos responsables: Murat Karayilan, Cemil Bayik y Fehman Hüseyin.

También pide el arresto de dos políticos kurdos exiliados en Europa, Remzi Kartal y Zübeyir Aydar, ambos diputados en el Parlamento turco hasta 1994 y desde entonces en búsqueda y captura.

Muslim mantenía hasta 2014 reuniones con las autoridades turcas en Ankara, pero las relaciones entre el PYD y el Gobierno turco se deterioraron de forma definitiva tras el fin del alto el fuego con el PKK en julio de 2015 y el surgimiento de un movimiento juvenil de la guerrilla kurda en las ciudades del sureste de Turquía, que supuestamente recibía apoyo desde las milicias kurdosirias.