Piden ante la Nunciatura que el gobierno abra el canal humanitario

Una protesta con propuestas encabezó ayer el partido Primero Justicia durante la Marcha de los Récipes. La convocatoria fue atendida por algunos pacientes y militantes de ese partido que marcharon hasta la Nunciatura Apostólica, en La Florida, para reclamar al gobierno que cumpla con su palabra de permitir la apertura del canal humanitario.

El nuncio apostólico, Aldo Giordano, recibió un documento con varias peticiones para que se concrete la ayuda humanitaria, que fue planteada en la mesa de diálogo. Piden la recepción de medicinas por medio de la organización Cáritas; solicitan al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que interceda con el fin de convencer al presidente Nicolás Maduro de aceptar la ayuda humanitaria; y exigen al gobierno que cumpla su palabra de distribuir los medicamentos que están en los puertos y acepte que varios países de Europa apadrinen a los hospitales venezolanos.

Las personas que participaron en la protesta manifestaron que temen  morir por la falta de medicamentos. Elizabeth Bru, que viajó desde Maracay a Caracas para participar en la movilización, dijo que está punto de quedar ciega debido a que sufre tensión ocular alta y desde hace  cinco  meses no se consigue con regularidad el medicamento que necesita.

Al concluir la marcha, Carlos Ocariz, delegado de la oposición en la mesa de diálogo, exigió a los facilitadores del Vaticano y de la Unasur hacer que el gobierno cumpla lo pactado en las conversaciones. “Exigimos a los mediadores que se pongan los pantalones, que haya claridad y cumplimiento de lo acordado. El gobierno quiere patear la mesa”.

Un grupo de ciudadanos protestó en las afueras del hospital Central de San Cristóbal, estado Táchira,  para exigir  la habilitación de un paso humanitario que permita el ingreso de medicinas. Karin Vera, diputada suplente al Parlamento, indicó que el canal humanitario impedirá la muerte de venezolanos con graves patologías.

A la comunidad internacional. El movimiento estudiantil se concentró frente a la Embajada de España para enviar un mensaje a la comunidad internacional. Pidieron al ex jefe de gobierno de ese país, José Luis Rodríguez Zapatero, que se ponga en el lugar de los venezolanos. “No hemos visto resultados de esas mesas de diálogo, no se ha liberado a los estudiantes ni han abierto el canal humanitario”, denunció Hasler Iglesias, presidente de la FCU-UCV.

Los jóvenes también solicitaron a la comunidad internacional que no emita comentarios sobre el país sin antes reunirse con los ciudadanos que padecen por la crisis humanitaria, económica y política. Daniel Ascanio, presidente de la Federación del Centro de Estudiantes de la Universidad Simón Bolívar, enfatizó que no están solicitando la intervención de otras naciones. “No estamos llamando a la injerencia. Nuestro mensaje antes de emitir cualquier opinión es que constaten la crisis y se pongan nuestros zapatos”, afirmó.

Rechazan que se les acuse de violentos por exigir un cambio de gobierno.