Rechazo al gobierno quedó en evidencia tras suspensión del Mercosur

Venezuela sufrió un fuerte revés en materia de integración regional y asociación comercial al perder sus derechos como Estado pleno del Mercado Común del Sur, situación que degrada su estatus en el bloque regional, le desprestigia en el plano internacional y deja en evidencia la crisis económica y política del país, sobre todo lo relativo a las violaciones de los derechos humanos y al deterioro de la democracia.

La decisión de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay contra Venezuela se hizo oficial ayer una vez que sus cancillerías hicieran llegar una comunicación a la ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, en la que se notificó “el cese del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado Parte del Mercosur de la República Bolivariana de Venezuela”.

“En el día de ayer (01/12/2016) se analizó el estado de cumplimiento de las obligaciones asumidas por Venezuela, constatándose el estado de incumplimiento”, argumentaron los Estados fundadores del grupo regional para explicar la suspensión de Venezuela del bloque, ya que el gobierno del presidente Nicolás Maduro no consignó a la fecha los más de 200 recaudos administrativos y obligaciones arancelarias requeridas para mantenerse como miembro pleno.

La decisión unánime del resto de los miembros del Mercado se fundamentó en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. En este caso, el Tratado de Asunción de la Declaración Conjunta Relativa al funcionamiento del Mercosur y al Protocolo de Adhesión de la República Bolivariana de Venezuela, adoptada el 13 de septiembre de este año.

“No se puede hablar de una suspensión de Venezuela del Mercosur, sino más bien de una suspensión de la aplicación del Protocolo de Adhesión de Venezuela al bloque”, aclaró el especialista en derecho internacional, Mariano de Alba.

El experto afirmó que el cese del ejercicio de los derechos de un Estado no es automático partiendo de la Convención de Viena, sino que se procede a la suspensión tras cumplir con una serie de pasos como la notificación al país sancionado que, a su vez, puede objetar esa medida.

Causa y efecto. La consecuencia para el país de acuerdo con De Alba es que Venezuela será degradada al estatus de Estado asociado, es decir, con derecho a voz, pero no voto como es el caso de Bolivia.

Venezuela seguirá con algunos beneficios del bloque como, por ejemplo, el libre tránsito de los ciudadanos por territorio Mercosur y otros avances en materia migratoria.

“Es importante saber que el hecho de que Venezuela pierda su condición de miembro pleno no implica que todos los acuerdos a los que ha llegado hasta este momento van a dejar de existir o van a dejar de ser vinculantes para el país”, explicó De Alba.

Matthew Taylor, analista y experto en América Latina del Council on Foreign Relations, afirmó que este no será el caso y que la suspensión de Venezuela será definitiva; es decir: el gobierno perdería derecho a voz y voto en el organismo hasta tanto se ponga al día con los recaudos adeudados.

“Es evidente que el gobierno de Nicolás Maduro no puede y no quiere hacer lo necesario para cumplir con los requisitos del Mercosur. Esta es una suspensión semipermanente”, explicó Taylor sobre el estatus del país en la organización. Para el analista hará falta un cambio de gobierno para ver de regreso a Venezuela al bloque regional.

Los analistas coinciden en que Venezuela se ha convertido en un obstáculo para el desenvolvimiento del grupo y por eso buscaron su suspensión. “El gobierno venezolano es una piedra de tranca en el Mercosur”, afirmó De Alba.

Los expertos también destacaron que lo decidido por los fundadores representa la más dura sanción de un ente internacional en medio de la crisis interna de Venezuela. Significa –además– un aislamiento sobre todo en asuntos regionales y que el sistema internacional reconoce y reprueba la crisis humanitaria y la violación de derechos humanos en el país.

Tanto De Alba como Taylor consideran que esta última acción del Mercosur hacia Venezuela no es contundente porque no se recurre a la aplicación de la cláusula democrática establecida en el Protocolo de Ushuaia y les parece un argumento muy débil suspender a la nación por falta de requerimientos.

Para los analistas es claro que hay un trasfondo político más que administrativo. Para ellos, los requerimientos son irrelevantes porque otros países no los han cumplido. “No aplican el Protocolo de Ushuaia por Uruguay, porque este país no quiere”, dijo De Alba. Incluso para Taylor, a Brasil tampoco le conviene aplicar dicho protocolo, pues se crearía un precedente que pone en cuestión la legitimidad de su gobierno.

Más consecuencias. En materia comercial, De Alba explicó que una vuelta de estatus significa que Venezuela no formaría parte del arancel externo común, lo que –de acuerdo con el especialista– facilita y hace mucho más eficiente y barato el comercio entre los Estados plenos.

Taylor considera que realmente en lo económico no habrá un gran impacto en el bloque ni en Venezuela. “No creo que signifique mucho (la suspensión del Mercosur) para los venezolanos o para el bloque. El comercio entre Venezuela y los países miembros ha ido en caída desde hace años”, destacó.

DATO

Argentina aseguró que asumirá la presidencia rotativa del Mercosur el 14 de diciembre de manos del cuerpo colegiado que suplió la autodenominación de Venezuela como líder del grupo.

Gobierno negado

Venezuela tildó de “golpe de Estado” la decisión de sus socios del Mercosur de suspenderlo como Estado miembro.

“Constituiría una agresión a Venezuela de dimensiones realmente muy graves”, dijo visiblemente molesta la canciller Delcy Rodríguez en rueda de prensa, en la que aseguró que el gobierno no ha sido notificado de la medida, pese a que sus homólogos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay afirmaron –en un comunicado– haber informado a Rodríguez sobre el “cese a Venezuela del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado Parte” del bloque.

La canciller expresó que Caracas no reconoce este acto que tildó de írrito y que empuja al grupo a la ilegalidad. Rodríguez advirtió que Venezuela seguirá ejerciendo la presidencia rotativa del bloque y participará con derecho a voz y voto en todas las reuniones como Estado parte.

Para el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús “Chúo” Torrealba, es lamentable la suspensión de Venezuela del Mercosur, lo que a su juicio es el resultado de “casi dos décadas de errores del gobierno en esa materia”.