Robos secuestros y asesinatos azotan a “jeepseros” de Caracas

  • CARLOS D'HOY

09 de diciembre de 2016 06:19 AM

EL UNIVERSAL

Caracas.- Entre cinco y ocho robos diarios sufren los conductores de la línea Las Delicias de Carapita, que este jueves sufrió la muerte de uno de sus conductores quien había sido secuestrado la víspera.

“A nosotros nos roban hasta ocho veces diarias. Cada día es más peligroso trabajar en las calles, nos secuestran y nos quitan los carros para cobrarnos rescate, además nos han robado ocho Toyota en lo que va de año, cinco trabajadores han resultado heridos en atracos y tenemos a un compañero desaparecido desde hace 11 meses, es una situación verdaderamente insostenible para nosotros”, indicó Dilson Chacón, directivo de la línea Las Delicias.

Chacón explicó que a pesar de los esfuerzos de la línea para garantizar la seguridad de sus compañeros “poco se ha logrado”. “Protestamos, hacemos reuniones, vamos al Ministerio, hemos hecho de todo, y lo más que hemos logrado es que pongan a unos guardias dos o tres días, luego desaparecen y nosotros nos mantenemos en el vilo, con la vida en un viaje”, agregó.

Chacón hizo un llamado a las autoridades policiales para que les garanticen la seguridad. “Ya no encontramos qué hacer, nos tienen a monte”.

Lo mataron y quemaron

Por 24 horas estuvo desaparecido Junior Orlando Zambrano Plata, de 22 años de edad, joven que formaba parte de la Unión de Conductores Las Delicias. Salió en horas de la madrugada de este miércoles a hacer el tradicional recorrido entre Antímano y Carapita en su Toyota Land Cruisser, chasis Largo, pero nunca más supieron de él.

Al ver que no regresaba sus compañeros de trabajo comenzaron a buscarlo, activaron el sistema de monitoreo satelital (GPS) y encontraron la unidad en  San Francisco de Yare, estado Miranda, pero no dieron con el paradero  de Junior, por lo que comenzaron a hacerle seguimiento al recorrido que hizo en el vehículo el día de su desaparición.

Como el sistema del GPS muestra la ruta y las paradas que hizo el vehículo, los compañeros comenzaron a seguir los pasos hasta que finalmente llegaron hasta el sector Lomas de Paya, en el kilómetro 7 de la carretera de El Junquito, y detrás de un muro encontraron el cuerpo sin vida, parcialmente quemado y con un disparo en el pecho de Zambrano Plata.

Hasta el lugar se trasladaron colegas y familiares del conductor asesinado quienes esperaron por la llegada de las autoridades para el levantamiento del cadáver.

“Yo encontré el cuerpo, no pude soportar verlo así, le quemaron la cara, le dispararon, de verdad no pude verlo mucho tiempo”, indicó un compañero.

Los compañeros de trabajo describieron a Zambrano, como un hombre trabajador, honesto, y “un gran echador de broma”.

“A él lo conocemos desde que era un muchacho, venía de San Cristóbal, trabajaba con nosotros haciendo favores, luego comenzó a hacer avances con una línea vecina en la que se mantuvo por varios años, apenas tenía unos meses con nosotros, era un joven trabajador y padre de un niño de tres años de edad”, indicó su amigo y compañero de trabajo Ender Chacón.

“Nos están matando y a nadie le importa”

Compañeros de trabajo de Zambrano denunciaron la situación de inseguridad por la que atraviesan los conductores de las rutas troncales en la capital.

“No podemos vivir así, esto es una verdadera ruleta rusa, uno sabe que sale de la casa y no sabe si regresará, esta violencia no tiene nombre, nos están matando y nadie hace nada por nosotros, si fuese un político, esto no habría ocurrido, pero somos nosotros, a nadie en el gobierno le importamos”, dijo Antonio Pérez, otro conductor.