Señalan a miembro de colectivo de matar a un habitante de Catia

Familiares y miembros de la comunidad de Lomas de Urdaneta señalan a Zair Navas, jefe del colectivo Carbonell, como presunto implicado en el homicidio de Jhonny Palencia, de 51 años de edad, el martes a las 10:30 pm cerca del bloque 10 de esa urbanización.

Palencia, que tenía un taller de mecánica, latonería y pintura, además dirigía el equipo juvenil de futbolito Guerreros de Dios y ayudaba a niños en situación de calle. Era un hombre muy apreciado por los vecinos del sector y quedó demostrado ayer con el homenaje que le rindieron en una cancha de Lomas de Urdaneta.

Palencia nació en La Llanada, sector Candelaria de Monay, estado Trujillo, donde será sepultado. Tenía más de 30 años en Caracas y un hijo de 22 años de edad.

A las puertas de la funeraria en la que velaron a su hermano, Patricia Palencia expresó que no estaba presente cuando ocurrió el suceso y afirmó: “No es la primera vez que matan a alguien. Ese hombre del colectivo es un protegido de Jorge Rodríguez”, dijo al referirse al presunto homicida de su hermano. Agregó que su pariente era buen vecino, trabajador y evangélico.

Esa noche. Ramón Alberto Sanabria, integrante de la junta de condominio del bloque 10 de Lomas de Urdaneta, fue testigo del momento cuando Navas hirió de gravedad a Palencia.

El mecánico había llegado de un juego de futbolito del equipo Guerreros de Dios. Entró a su casa y volvió a salir. En ese momento Navas golpeaba, y hasta le dio un cachazo, a un joven que había ido a la zona en busca de un mecate para remolcar su moto accidentada.

Eso coincidió con la llegada de una camioneta que transportaba casi 15 paquetes de pasta alimenticia. Presuntamente Navas señalaba a ese joven de querer apoderarse de ese cargamento. Le dio una cachetada y luego un cachazo y cuando Palencia observó eso intervino a favor del joven. Negó que el muchacho fuera a saquear la camioneta y fue cuando Navas le habría preguntado: “¿tú eres el padrino?”, y enseguida le propinó una cachetada a Palencia quien se trabó en riña con su agresor. Navas desenfundó una pistola y le disparó una ráfaga.

Los disparos alcanzaron a Palencia en varias partes del cuerpo, incluso el abdomen y una pierna. Ese fue el tiro mortal porque le cercenó la femoral y murió por hemorragia a los pocos minutos de ser ingresado por los vecinos al Hospital Los Magallanes de Catia.

Luego de herir a Palencia, Sanabria le dijo a Navas: “Mataste a Cara ‘e papa (apodo del mecánico); ahora mátanos a todos nosotros”.

El integrante de la junta de condominio dijo que responsabiliza a Navas de cualquier cosa que le ocurra a él o a su familia. Explicó que ese hombre se encarga de vender las bolsas CLAP y ha dicho por parlantes que “a los Sanabria, ni agua”.

Protesta. Luego de la muerte de Jhonny Palencia, los vecinos de la zona llevan tres días manifestando y exhibiendo pancartas en las que mencionan el nombre del que señalan como presunto homicida y de su acompañante Pablo Alexis. Algunos habitantes denunciaron que ya han sido amenazados.

Betsabé Sanabria, hermana de Ramón Alberto, denunció que el colectivo le pidió que se mudara de Lomas de Urdaneta. La mujer negó que Jhonny Palencia hubiese muerto en enfrentamiento, hay muchos testigos del suceso, explicó.

Ayer, pasadas las 10:00 am, el cortejo fúnebre salió de una funeraria de Catia con destino a la cancha de Lomas de Urdaneta. Familiares y vecinos iban a pie, y exhibían pancartas en señal de protesta. El féretro fue recibido con aplausos en la cancha y muchos no pudieron contener las lágrimas.

El Dato

Ramón Alberto Sanabria es uno de los encargados de la recolección de firmas entre los habitantes de Lomas de Urdaneta que dan fe del comportamiento de Jhonny Palencia. Las rúbricas serán entregadas en la Fiscalía. La comunidad pide que se haga justicia y no haya impunidad en este caso.