Venezuela deberá renegociar cinco proyectos con el Bndes

A partir del descubrimiento del entramado de corrupción de las distintas constructoras  y la estatal petrolera brasileñas, el Bndes anunció la suspensión del pago de cuotas y se reservó el derecho a cancelar los contratos unilateralmente

La operación “Lava Jato” (lavadero de autos), que investiga desde hace más de dos años la trama de corrupción más grande de la historia de Brasil, ha obligado a suspender proyectos de infraestructura previstos en seis países de Latinoamérica, según un informe divulgado el 11 de diciembre por el Grupo de Diarios América (GDA).

A raíz de las denuncias contra las empresas implicadas en la red corrupta, entre las que se encuentran las principales constructoras del país carioca, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) suspendió la financiación de 3.600 millones de dólares para 16 obras en Latinoamérica.

Esos proyectos de infraestructura se iban a realizar en Argentina, Venezuela, Cuba, República Dominicana, Guatemala y Honduras, de acuerdo a las investigaciones del GDA, compuesto por once de los diarios más relevantes de la región.

Las obras en cuestión estaban en manos de las constructoras Odebrecht, Andrade Gutiérrez, Camargo Corrêa, Queiroz Galvão y OAS, las cinco investigadas por la “Lava Jato” por su implicación en un macroesquema de pago de sobornos a políticos cambio de la obtención de contratos y otros favores.

Venezuela es el país más afectado, pues se tendrán que renegociar cinco proyectos: La línea 2 del Metro de Los Teques, la línea 5 del Metro de Caracas, la siderúrgica Nacional Abreu de Lima en Bolívar, el proyecto de saneamiento de la cuenca del río Tuy y el Astillero del Alba (Astialba).

Desde 2000 los gobiernos venezolanos entregaron 42 proyectos a las empresas brasileñas Odebrecht, Camargo Correa, Andrade Gutierrez y Queiroz Galvao. Odebrecht, que lidera con 32 contratos, ha recibido en 16 años 40,9 millardos de dólares (81,80% del total).

El Bndes financia estos proyectos en el país por 2.734 millones de dólares. De las 42 obras, 14 están a menos de 30% de su ejecución según el Registro Nacional de Contratistas. Destacan tres de Odebrecht: el tramo San Antonio-La Rinconada del Metro de Los Teques, 0% de avance; el proyecto de desarrollo agrario Guamare-Masparro, en Barinas y Portuguesa, 0,70% de avance; y la estación Miranda II y los talleres de la Línea 5 del Metro de Caracas, con solo 5,79% de realizado.

El Astialba es un proyecto de fábrica donde se planeaba construir embarcaciones petroleras con capacidad para 400 mil toneladas de peso muerto, iba a ser edificada a través del acuerdo suscrito por Petróleos de Venezuela y la empresa brasileña Andrade Gutiérrez

La obra surgió del acuerdo de cooperación suscrito en junio de 2008 por el difunto presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, y su homólogo brasileño para el momento, Luis Inácio Lula da Silva, durante el IV Encuentro Binacional Venezuela–Brasil celebrado en Caracas.

Junto a las del resto de los países implicados en el caso, esas construcciones suman en total 5.700 millones de dólares, lo que representa el 58 % del valor destinado por el banco de fomento de Brasil para financiar servicios de ingeniería en la región entre 2003 y 2015.

No obstante, el Bndes, ya anunció el pasado 11 de octubre la suspensión del pago de cuotas de préstamos concedidos a las constructoras investigadas por corrupción y se reservó el derecho de cancelar los contratos unilateralmente si se hallan irregularidades.

Tras más de dos años de investigación, la “Lava Jato” ha detenido a decenas de personas, en su mayoría altos ejecutivos de empresas constructoras, así como directivos de Petróleo Brasileiro (Petrobras), la petrolera estatal eje de la trama, y varios políticos.