Venezuela entre el honor y el desespero

La situación es desesperante. En la Vinotinto se extravió la victoria, y necesitan retomar ese sendero lo más pronto posible. Es por eso que el duelo de esta noche (7:00pm) en Maturín contra Bolivia, para Rafael Dudamel significa mucho más que un compromiso por cumplir. Es por el honor, y algo más. Es la gran oportunidad para salir de la ausencia de victorias.

“Este equipo está a ley de un resultado”, confesó el estratega, después del partido de hace un mes, cuando el cuadro nacional cayó 2-0 con Brasil en Mérida.

“El grupo necesita reforzar la confianza. Trabaja bien, se da entero día a día, en cada entrenamiento, y es una pena no poder observar la retribución de ese trabajo en forma de victorias. Si no se dan, la selección cae en una dinámica peligrosa, complicada, que esperamos poder revertir lo más pronto posible”, contó Dudamel en aquella ocasión.

Para hoy, la selección no tendrá a Alejandro Guerra, Juan Pablo Añor y José Salomón Rondón, todos ausentes del llamado por lesión. Así, el yaracuyano echará mano de algunas piezas de recambio y dará cabida a varios jugadores que prometen revolucionar al equipo.

Dani Hernández será el arquero. Jugará Mikel Villlanueva en el lateral izquierdo, con Sema Velázquez y Oswaldo Vizcarrondo como centrales y Roberto Rosales en la banda derecha; Tomás Rincón y Arles Flores estarán en la primera línea de volantes, con Rómulo Otero y Adalberto Peñaranda delante de ellos, y Josef Martínez junto a Christian Santos en el ataque.

Bolivia y Venezuela llegaron ayer a Maturín, y ninguno de pudo reconocer el maltrecho estadio Monumental. Una tormenta el fin de semana destrozó la grama, que presentaba hasta ayer una cara deplorable. Nada peor para un duelo entre los colistas de la tabla del clasificatorio. Esta noche se juega por el honor, por no quedar en la cola de Suramérica, y para recuperar la estima.