Zamora conquistó su tercera estrella tras remontar y acabar con sueño del Zulia

LUIS PICO | FOTO: PRENSA ZAMORA FC

Coronarse campeones y figurar en lo más alto del fútbol venezolano sigue siendo costumbre en las filas de Zamora, que este domingo consiguió bordar la tercera estrella sobre su escudo tras haber derrotado a Zulia por marcador de 1-2 en la vuelta de la final absoluta del fútbol venezolano.

El conjunto llanero, que venía con la ventaja de haber ganado 2-1 la ida en “La Carolina”, sin embargo, no lo tuvo fácil, tuvo que sudar y emplearse a fondo para conseguir su nuevo título.

El partido, de hecho, estuvo cargado de fuertes emociones y vaivenes de momentos de dominio y sumisión para ambos equipos. Apenas habían transcurrido 40 segundos del primer tiempo cuando el argentino Sergio Unrein, quien estuvo en duda por molestias físicas hasta último momento, cogió un rebote y desde fuera del área estuvo a punto de inaugurar el marcador.

Pero Zamora también tenía lo suyo y lejos de amilanarse contestaron enseguida, en un contragolpe que concluyó con Yeferson Soteldo y Richard Blanco enviando par de remates consecutivos al travesaño, para poner en suspenso al público local.

De allí en adelante las revoluciones subieron y ambas oncenas se volcaron al ataque, pero fueron los blanquinegros los que impusieron condiciones, se hicieron con la pelota, y lejos de tener una sola figura, supieron sacar a flote lo mejor de su juego colectivo, de la mano de Jeferson Savarino, Junior Moreno y Josmar Zambrano, que hacían estragos ante un rival que lucía desordenado y asfixiado en su propio juego. Eso sí: apenas lograban inquietar al meta

Sin embargo, en la primera que chutaron al arco, lograron vacunar: corría el minuto 18 cuando Henry Plazas envió un pase largo por la banda derecha que picó a espaldas de los centrales, en un fallo que fue aprovechado por Unrein, que la mandó a guardar con un disparo cruzado, desatando la alegría de sus hinchas.

Así continuaron dominando los negriazules hasta irse al entretiempo, mientras en la acera de enfrente, salvo arreabatones de Soteldo por la banda derecha, sufría el bajo nivel de Pedro Ramírez y el propio Blanco.

Se volteó la tortilla

El complemento no pudo ser más distinto al primer tiempo. Zamora bajó sus revoluciones, robó la pelota, lució ordenado y capitalizó un comienzo de película, empatando el marcador con una jugada plagada con el fútbol que lo hizo ganar el Apertura.

Al 50, “Lucho” Vargas rescató un rebote dando un pase de “palomita” a Pedro Ramírez, quien, de primera, dio una asistencia de tres dedos para Blanco, que fusiló al cancerbero Edixon González, quien había mantenido su valla imbatida en todo el octogonal.

Ya con la ventaja en el global y sabiéndose campeón, lejos de conformarse, el cuadro llanero se volcó al ataque y consiguió el tanto de la remontada al 58 luego de que César Martínez, de zurda y apenas con ángulo, pegó un débil remate que se fue de manera insólita por debajo de las piernas de González.

Y pudieron hacer el tercero, si no hubiera sido por un González que paradójicamente supo emplearse a fondo para sacar chutes de Soteldo, Blanco y Ramírez en los minutos posteriores, con un Zulia que tampoco logró descontar, ni siquiera con un penalti, pues Carlos Salazar tapó el intento de Savarino desde los 12 pasos al 78.

De esta manera, poco le importó a Zamora el hecho de haber tenido enfrente a un Zulia que tuvo el mejor semestre de su historia, con un doblete de Copa Venezuela y Torneo Clausura, pues volvió a situarse, como lo hizo en 2013 y 2014, en la cima del fútbol venezolano.

Fuente: Ovación Deportes